miércoles, 8 de mayo de 2013

¿Y si apagamos todas las notificaciones?

Desktop Full Of InspirationEn los comentarios del pasado post sobre las notificaciones del e-mail, muy bien recibido por cierto, una persona señalaba lo difícil que podía resultar apagar dichas notificaciones; y otra persona preguntaba si no debíamos apagar todas. En esto, como en todo, y no pasando de ser un simple advenedizo en esto de la productividad, supongo que habrá que saber encontrar el equilibrio personal.

Yo, por ejemplo, no puedo apagar el teléfono por dos motivos. Principalmente porque ya le he dicho a mi jefe que las cosas urgentes por teléfono, no por mail. De este modo él se asegura de que yo recibo y entiendo el mensaje, algo que no es baladí. Por otro lado, porque mi mujer tampoco lo entendería y porque teniendo un crío pequeño pues hay que estar siempre "on" por si acaso.

Eso sí, que suene el teléfono no implica contestar. El identificador de llamadas sirve para eso. Las ofertas de operadoras, el contestador, los del gas... todos esos pueden esperar a otro momento.

Los mensajes al móvil y whatsapp... chungo. Vamos a depender mucho de circunstancias personales. Yo casi no las uso. Menos para temas laborales. Pero creo que debo ser de los pocos. Algún colega ha comido sólo por intentar comunicarse conmigo a través del messenger de la zarzamora (blackberry). Este es de los que pita y yo ya ni oigo (oído selectivo) pero como os decía, al gusto. Mejor apagado, pero...

Otro ejemplo: el chat del trabajo, que lo acaban de instalar. Primero hay que aprender a usar los estados (ausente, ocupado, disponible...), pero este es uno de los que puedo apagar sin problema. Nunca he recibido una tarea importante ni urgente por el chat. Así que fuera.

Los de las redes sociales, a no ser que seas el Community Manager de la empresa, fuera. Hay momentos del día para hacer caso a twitter y facebook, pero si los 5000 tíos a los que sigues se ponen de acuerdo y son capaces de escribir cada medio minuto y tu alerta del timeline se activa a cada momento vas a acabar sin trabajo y sin pareja (me encantó esta imagen que recibí por twitter precisamente).

Y si estamos en el ipad, todos esos avisos de que el juego "apalabrados" te echa de menos, o de bloomberg diciéndote que el bpa de apple ha caído dos centavos... Vamos, me imagino que ya sabes lo que hay que hacer.

Todo esto, como ya he dicho, sin ser maximalista, y adaptándonos a nuestra realidad del día a día. Una recomendación, si tienes la sensación de que pierdes el tiempo por tanta notificación, apágalas todas y enciende solo aquellas que en algún momento te hayan generado un incendio.

Nos queda saber como se desactiva la notificación más peligrosa de todas, que toma forma de compañero diciéndote eso de... "¿Tienes un minuto?" pero esa... esa es otra historia.

Imagen de Al Abut, tomada de Flickr

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...