domingo, 25 de septiembre de 2016

Eliminando malos hábitos: StopApp

La productividad es un tema de hábitos. De aprender buenos hábitos y ponerlos en marcha; pero también de eliminar hábitos malos, esos vicios que nos hacen ser más improductivos. Aprender un hábito nuevo exige mucha constancia y exige un tiempo (por ahí se habla de los famosos 21 días, aunque tampoco es una fecha científica). Pero eliminar los hábitos ya cogidos puede ser muy complicado también. 

Y es cierto que hoy en día, tanto Internet y más aún el móvil son una fuente perfecta de distracciones. Si no teníamos bastante con reuniones inútiles y la bandeja del outlook, ahora tenemos además mil y una aplicaciones accesibles desde el  móvil que nos permiten perder el tiempo de forma bárbara "everytime and everywhere".

Un ejemplo: Que si pita una notificación del whatsapp, que te manda un enlace del facebook y ya que estás miras esas tres notificaciones, pero ya también el twitter y abres un par de enlaces en el navegador con un par de hipervínculos interesantes y... hop, una horita de tu tiempo que ha salido volando por la ventana.

Para romper con este vicio en el que todos hemos caído alguna vez, se necesita mucha fuerza de voluntad; o en su caso, una ayuda externa que acabe con las tentaciones. Y esto es lo que nos ofrece una app, que en modo beta me han dejado para probar desde San Sebastián. Se llama StopApp y mañana 26 de Septiembre estará ya disponible en el GoogleStore y ya ha recibido como proyecto varios premios en Tallin y en San Sebastian y próximamente van a poder mostrarla en Silicon Valley. 

Principalmente tiene dos funciones: 
- primero nos da una serie de estadísticas sobre donde nos gusta pasar más tiempo: nos muestra el tiempo que pasamos con las apps abiertas en primer plano y podemos sacar nuestra propias conclusiones; 

- y posteriormente nos invita a limitar el uso de dichas aplicaciones. Que si el Facebook no me lo dejes abrir hasta las tres de la tarde, o que no me dejes pasar más de una hora en el whatsapp... el angry birds prometo que sólo es en los descansos...


De esta forma, y actuando como nuestro Pepito Grillo particular pretende ayudarnos a ser más productivos. Que sí... que si quieres seguro que puedes engañarle y usar tweetbot en vez de la oficial de twitter, pero es que para eso mejor que no te la instales... ¿o es que eres de los que se hacía trampas al solitario? Dicho esto, yo me la he instalado, la he probado y funcionar... funciona. 

Os dejo también el vídeo que han hecho para promocionar la aplicación: 


Ps: Este es un post patrocinado por StopApp. Ellos se pusieron en contacto conmigo, me ofrecieron probar la app y comentarla y este es el artículo que yo he escrito después de 7 días usándola. Yo agradezco a StopApp que contactaran conmigo y el hecho de haber podido probar una versión beta. 

lunes, 19 de septiembre de 2016

Hablando de los que hacen bien su trabajo.

buen empleado
Hoy me he dado cuenta de que somos muy buenos detectando malos comportamientos en la empresa. Nos cuesta muy poco observar actitudes negativas en nuestro entorno laboral. Y lo que es peor, nos cuesta aún menos tiempo airearlas. Pero lo peor de todo es que somos incapaces de descubrir buenas prácticas a nuestro alrededor; y cuando las descubrimos nos es difícil reconocerlas, felicitarlas y mucho menos aún comentarlas o difundirlas e intentar aprender de ellas. Y tengo que incluir a este blog, que mucho hablar de feedback positivo, pero la mayoría de los artículos comienzan por ejemplos negativos (cierto es que con un carácter constructivo).

Y me he dado cuenta porque me he reído mucho con un artículo de Expansión (escrito por @zazurri) hablando de "The working dead" o "zombies laborales"; empleados que necesitan la nómina, consiguen aparentar estar muy ocupados, pero que no pegan palo al agua según el artículo. Y con este otro de @jmbolivar y el "trabajo postureo" en el trabajo, donde y como dije en twitter, no se puede explicar mejor el tema hablando de aquellos que hacen lo mínimo y parecen siempre muy ocupados.

Y claro, se me ha ocurrido pensar en alguien en mi empresa que cumpliera con esos perfiles malos... y me ha entrado miedo. Porque con este blog me ha pasado alguna vez; todos quieren descubrir quien es el ejemplo negativo del artículo. Y creo que de momento ya basta. Así que hoy me he propuesto describir todo lo contrario, los ejemplos buenos del trabajo. Porque como las meigas, "haberlos haylos".

Porque estoy seguro que puedes identificar en tu trabajo (como yo puedo encontrar en el mío) los siguientes perfiles entre tus compañeros (y quizás otros muchos más):

  • "Los cracks". Son profesionales con la mente clara, objetivos claros y criterio para alcanzarlos. Si por casualidad están en los puestos de mayor rango, esa suerte que tienes. Saben a donde quieren llegar y conocen el terreno por el que se mueven. Entienden del tema y dan seguridad. Venga, en mis casi 15 años de profesional no diré que son abundantes, pero tan poco es tan raro encontrarse con uno de estos (si no es que el mundo iría muy mal).
  • "Los currantes". Trabajadores que "más que cumplen" en su día a día, independientemente de sus expectativas profesionales. Además, su trabajo no tiene por que ser el que más se vea del departamento.Siempre me acuerdo de alguna compañera que tuve en el extranjero, pero también se ha repetido varias veces. De hecho, llegas a preguntarte porque motivos no han tenido mayor desarrollo profesional. No reclaman, ni les ves malas caras (malos días sueltos los tenemos cualquiera...).
  • "Los gregarios de lujo". Son trabajadores de equipo que no buscan medallas, que tiran del carro cuando tienen que tirar. Excelentes técnicos que o son jóvenes con una carrera profesional por delante donde podrán demostrar sus habilidades directivas; o son personas que siempre han querido quedarse en ese grupo de SuperTécnicos (es cierto, que hay gente que no quiere pasar a niveles directivos porque considera que no tiene esas habilidades o simplemente no quiere).
  • "Los dispuestos". Independientemente de su puesto tienen una habilidad que todo el mundo conoce y toda la planta los busca para que te solucionen ese problema que tienes. Porque no sólo son hábiles, sino que siempre están dispuestos a echarte una mano (hasta fuera del entorno laboral). El "friki" que te monta un vídeo en el ordenador, o al que le pides una macro de excel; o sabe el teléfono de los de mantenimiento...
  • "Los ambientales". Hay compañeros que saben hacer equipo, que están por y para el equipo, que generan buen ambiente y saben hacer que un grupo de personas se sientan como "algo más". Son el complemento ideal a un buen líder.
  • Otros muchos... que mezclan estas habilidades y algunas otras. Es más... posiblemente veas en tus compañeros comportamientos muy buenos, en varios de ellos y en momentos distintos. Es cierto. Si hablamos de "comportamientos tóxicos" y no de "personas tóxicas" seguro que los "comportamientos buenos" existen. Prueba mañana a valorar uno de ellos, y por qué no, a reconocérselo, y si es en público, pues todavía mejor.
¿Y tu? ¿Has detectado ya a alguno de estos en tu trabajo? Si me dices que no, entonces mejor cambia de equipo, pero ya te digo yo, que aparte tuya, que eres un supercrack que combinas lo mejor de cada uno de ellos... alguno más habrás conocido.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Mañana: un momento maldito para tu productividad

Mañana: momento en la línea de tiempo en el que vamos a hacer un huevo de cosas. Mañana vamos a ir al gimnasio, vamos a comenzar el proyecto del trimestre, vamos a escribir ese artículo del blog... Y tranquilos, que nos pasa (o nos ha pasado) a todos. 

Si podemos decir que "Hacer" es la base de la productividad, "mañana" es el fundamento de la procrastrinación, de la antiproductividad, de la ineficiencia y la ineficacia. Porque desde ya te lo voy a decir... mañana vas a tener otra excusa para no hacerlo. Ese mail del jefe, o ese marrón que te ha endiñado tu compañero de al lado... "Mañana" es lo que nos lleva a cumplir la Ley de Parkinson y permite que a veces nuestros proyectos no se acaben nunca (o ni siquiera se empiecen).

Algunas veces, mañana puede ser el día de inicio de los proyectos "tocho". De los sapos de Tracy, de esos que hay que tragarse poco a poco pero que un día hay que comenzar. Ese día seguro que es mañana. Pero, a veces, "mañana" acaba siendo la culminación de muchos "luegos". De esas cosillas que no nos apetece hacer en ese momento. Esa llamada telefónica al departamento de al lado, esa revisión de tres datos de una hoja, esa tontería que justo en ese instante te da pereza y que dejas para luego. Yo tengo pendiente una llamada para "luego" desde hace un mes... mas vale que no era para felicitar por el cumpleaños a nadie.

Esos "luegos" y esos "mañanas" a mucha gente les pueden llegar a servir como contexto en el sistema GTD (se entiende la ironía, espero)... Pero que no se pregunten por que no les funciona el sistema, porque "luego" no es lo mismo que "tal vez/algún día". Allí podríamos llevarnos a "el próximo trimestre" o "el año que viene". Son proyectos a desarrollar, sobre los que pensar, es otra cosa muy distinta a eso que hemos dejado para luego.

Recuerdo una frase de "Cantando bajo la lluvia" cuando encuentran la solución en doblar la voz de la chica con voz chillona y pronunciación horrible a la que le sorprendió la aparición del cine sonoro. "YA ES MAÑANA". YA es el momento del hacer, del crear, del trabajar, del producir... Basta de excusas, de autoengaños y de cháchara... YA es el momento perfecto, no luego, ni mañana... Porque si no... te prometo que mañana el marrón seguirá ahí, y esa llamada habrá que seguir haciéndola... ¿o piensas que un meteorito va a caer sobre la tierra y te va a quitar ese problema de en medio?...

Estoy tan convencido de esto que estoy escribiendo, que prometo que desde mañana por la mañana agarro el toro por los cuernos y me pongo con ello. :-)

Y no os riáis... que seguro que a vosotros también os pasa...

Ps: iba a escribir estas líneas el domingo al volver de una boda, pero la resaca... Total que lo dejé para el lunes en el tren camino de Pamplona, pero buff, que pereza. Así que lo dejé para hoy, para el viaje de vuelta, pero es que me quedé dormido y al final acabé por escribirlo donde siempre y en el horario de siempre... ese es el poder los hábitos, pero esa es otra historia.

Ps2: la foto es de flickr, Gwydion M. Williams, https://www.flickr.com/photos/45909111@N00/8255315238 

follow us in feedly

jueves, 8 de septiembre de 2016

Trabacacionando que es gerundio.

Ea, pues ya se ha ido el veranito (aunque no sus terribles calores) y con él se acabaron para muchos las vacaciones. Hasta los niños han vuelto al colegio y todos estamos recuperando las rutinas. Entre ellas, la de escribir después de leer algunas páginas de un cuento en la cama de Pablo. Curioso, cuando empecé a escribir este artículo en la terraza de un piso de Alicante, en uno de mis primeros días de playa. Se suponía que este texto iba a analizar si somos capaces de desconectar "del todo" en vacaciones... Al final, ha resultado que en vez de teorizar sobre el tema, me voy a servir de mi experiencia personal; y en mi caso, los hechos me permiten comprobar que sí, es bastante posible DESCONECTAR (si, con mayúsculas) durante las vacaciones (aunque no sea del todo).

Antes del descanso, y dado que este año hemos sido de los que empezamos "tarde" las vacaciones (aunque nunca es tarde si la dicha es buena), ya muchos de los blogueros que hablan de productividad habían publicado sus reflexiones (yo ya había visto fotos de las cañas que se estaban tomando muchos de ellos) acerca de si es posible y/o recomendable desconectar del trabajo en vacaciones. Os cito a dos como por ejemplo los artículos de Jeroen Sangers y de Jerónimo Sánchez, o el de Vanessa Tejada (gran descubrimiento tu blog) que se publicó cuando yo ya estaba caminando por la arena. Como siempre, las opiniones son muy diferentes y pueden acabar por ser opuestas en muchos casos. Y según la conclusión del autor tenemos consejos para ser productivos en este periodo estival o tenemos métodos para ponernos en modo "off" y olvidarnos hasta de las claves del ordenador (cosa que a todos nos ha pasado alguna vez, creo).

Mi objetivo para el verano era principalmente descansar; pero no quería estar totalmente fuera de juego. Sobre todo en lo que respecta al blog. Quería escribir un par de artículos, hacer algún pensamiento escrito, ordenar algunas ideas... Y de hecho prometo que llegué a escribir alguna línea como ya os dije. Pero oye... entre que sacar el portatil daba pereza, la conexión a Internet era a través del móvil o del punto de acceso de mi familia y tal... al final en dos semanas recargué una vez la tablet, pasados más de 10 días y porque Pablo me la quitó para echar un par de partidas a algún juego.

Así que realmente puedo decir que desconecté. No al 100%. Al final, el móvil con pantalla de 5 pulgadas es un buen sustituto para ciertas cosas. De hecho todos los días he revisado el mail del trabajo, que no se como será en otros casos, pero en el mío entre el 15 de agosto y el 23 apenas ha tenido actividad. Contesté a dos personas desde allí y he podido borrar todo lo que no era interesante ni requería nada a la vuelta (esto se consigue casi con ver el remitente y el título). Y he podido seguir leyendo los artículos de los blogs porque el sistema feedly/pocket/evernote también funciona en el teléfono.

Si alguno sigue mi cuenta de Instagram o en Facebook puede ver que mis vacaciones han sido completas. Playa, helados, cervezas, terrazas, puestas de sol, animales, cenas, mediterráneo, monumentos, castillos (de los de verdad y de los de piedritas como los de la foto), atlántico, palacios, piscina... Vamos, como el noventa por ciento del común de los mortales.

Y ya estamos de vuelta. Y algunos han aprovechado y también han hecho su resumen productivo de las vacaciones (ya ves Jordi que me sumo al carro). Unos han sido más productivos y otros lo hemos sido menos, pero siempre me queda el consuelo de que EL DESCANSO TAMBIÉN ES MUY PRODUCTIVO (a veces).

Espero que nos veamos mucho durante este curso y aprendamos mucho los unos de los otros (que ya hay por ahí grandes debates productivos).


follow us in feedly