domingo, 14 de junio de 2020

Otros vendrán, que a GTD y a FacileThings volverás

Nuevo capítulo de esta miniserie de la #pandemiaproductiva. Y es que he de reconocerlo, durante el confinamiento vuelvo a abrazar GTD y de la mano de FacileThings. Para los que lleváis tiempo siguiendo este blog no es novedad que mi encuentro con la productividad personal se debió a la frase “ojalá el día tuviera más de 24 horas” y a su búsqueda en Google. Así encontré GTD y bueno... poner en marcha tu sistema GTD no es difícil... yo lo he hecho muchas veces. :-) Es verdad que a menudo te caes de la tabla y que no siempre es sencillo subirse otra vez a la misma. Pero he de reconocer que merece la pena

En este periodo pandémico mi sensación era otra. Me veía como un malabarista de platillos chinos, intentando que todos girasen y que ninguno se fuera al suelo. Y lo peor de todo, es que ni siquiera sabía cual era el que, si se rompía, pudiera hacer más ruido. Así que aprovechando las largas jornadas en casa tocaba volver a ordenar y a subirse a la tabla.

Para los que no lo conozcan, GTD es una completa metodología de productividad personal. Un conjunto de hábitos que organizados en varios niveles y en varios pasos te permiten ser más efectivo, qué es ir un paso más allá de ser productivo. Como este es un artículo corto y explicarlo sería muy largo os voy a llevar al referente de la metodología en España que seguro que sabe explicarlo mejor que yo (@jmbolivar y a la red Óptima LAB encargados de la formación oficial de GTD).

Para volver a subirme a la tabla empecé por el papel y el lápiz y unos mapas mentales que me han permitido volver a entender mis áreas de responsabilidad, mis objetivos y los proyectos en los que estoy metido (ojo que la definición de proyecto en esta metodología es muy diferente). Y una vez que tenía claro el estado de las cosas, volví a buscar una herramienta que me ayudara.

Dicen los que conocen GTD que la herramienta es lo de menos, que el sistema puede funcionar en papel y lápiz. Y tienen razón. De hecho, lo que puede suceder es que las herramientas te tiren de la tabla. La búsqueda de la herramienta óptima te hacen ir probando y cambiando de una a otra. Le pasa a @jordifortuny y lo comenta en este artículo de esta misma semana, pero nos pasa a casi todos. En este deambular en la búsqueda de LA herramienta yo he probado un montón de ellas. Things, Nirvana, Todoist, Notion... pero he de reconocer que durante la pandemia he vuelto a probar FacileThings y (ojo, esto es una opinión) para mí no hay color.

Te conduce por todos y cada uno de los pasos y además te hace más sencillas esas partes de la metodología que pueden ser más tediosas (véase por ejemplo la revisión semanal). Para aquellos que no somos expertos en la misma es una grandísima ayuda. Y he de decir que además, desde que la dejé, ha incluido un huevo de mejoras. Gran trabajo el de @franciscojsaez y equipo.

Así que hoy domingo puedo decir que creo que tengo las cosas bajo control. Todo está dentro del sistema, las cosas del trabajo pero también las personales (sí, hasta la humedad que ha salido en la buhardilla) y los platillos siguen girando. Y si os digo la verdad, de momento no parece que ninguno se vaya a caer, ni siquiera la vajilla de 24 piezas que hay girando sobre uno de los palitos.

¿Y vosotros que metodologías utilizáis? ¿Y herramienta? ¿Os habéis caído de la tabla? ¿Os habéis vuelto a subir? Nos leemos.

Ps: Por si alguien se lo pregunta: No, este no es un artículo patrocinado, es un post agradecido. La sensación de control no se paga con dinero!!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. Me encanta la metafora de los "platillos chinos"!!

    ResponderEliminar
  2. Yo también utilizo FacileThings y, aunque me queda mucho que aprender, también me aporta sensación de control que, como muy bien dices, no se paga con dinero!!

    ResponderEliminar